jueves, julio 25

Borrell está convencido de que “Israel no puede tener poder de veto” sobre la creación de un Estado palestino | Internacional

La guerra de Gaza, con sus casi 30.000 muertes, ha resucitado la solución de dos Estados como la fórmula preferida para poner fin a las hostilidades y resolver el conflicto palestino-israelí. Una fórmula que citaba una «práctica unanimidad» entre los cancilleres del G-20, reunidos en Río de Janeiro (Brasil), como «la única solución posible», declaró este jueves tras la claura el anfitrión, el ministro de Asuntos Exteriores, Mauro Vieira. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, quedó prendado en Río de un grupo de periódicos que afirmaban que “Israel no puede tener poder de veto” sobre la creación de un Estado palestino. El G-20 insiste en esta idea después de que 99 de los 120 diputados del Parlamento israelí consiguieran que miles de personas reconocieran en el mundo un Estado palestino al margen de una negociación entre las partes en conflicto.

Los cancilleres del G-20, que se suman a los 19 alcaldes de la economía mundial, junto a la UE y la Unión Africana, y representan dos tercios de la humanidad, dedicaron el segundo día de la reunión a discutir las reformas de los propios organismos multilaterales para reflexionar mejor sobre el mundo actual. Pero el primer día estuvo dedicado a las guerras en Ucrania y Gaza.

Borrell sostiene que existe un amplio consenso en el G-20 en que la idea de crear un Estado palestino junto con Israel es el punto de referencia para encontrar una solución. “Aquí todo, todos, no odio a nadie más. Tengo una fuerte demanda por la solución de los dos Estados”, declaró el representante de la UE. “Este es un consenso entre nosotros (…). El denominador común [en los debates del G-20] es que no hay paz, no hay seguridad sostenible para Israel, a menos que los palestinos tengan una perspectiva política clara para construir su propio Estado”, añadió. Luego, los países árabes presentarán en breve una iniciativa en esta línea “si tener apoyo” suficiente. Incluso Washington ha repetido sus declaraciones a favor de esta receta que ha sido obviada durante los últimos diez años. En los últimos años, Israel, Estados Unidos y varios países árabes se han embarcado en un intento de marginar a los palestinos.

La invasión emprendida por Israel tras el atentado terrorista de Hamás el pasado 7 de octubre en el que murieron 1.200 personas dio un fuerte impulso a una propuesta que estaba sobre la mesa del nuevo año. “Queremos movilizar nuestra capacidad política para impulsar esta solución, de modo que se implemente. Sí, no, son sólo ilusiones”, afirma el líder de la diplomacia europea ante este consenso.

La reunión de cancilleres del G-20 terminó sin una comunicación conjunta. Pero Vieira, la canciller brasileña, explicó al final que varios países han pedido la liberación inmediata de los rehenes en manos de Hamás en Francia Palestina, que ha tenido llamamientos para permitir la entrada de ayuda, que ahora llega a las cuentagotas, a aliviar la grave crisis humanitaria y «muchos países» han denunciado a Israel que ha reconsiderado su decisión de invadir la zona de Rafah. Borell advirtió que Cisjordania estaba en ebullición ante los ataques de los colonos contra civiles palestinos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En los dos días que marcan el aniversario de la invasión rusa de Ucrania, el representante de la UE constata que «Putin continúa con la guerra, sin ningún signo de querer detenerla». El jugo de Borrell, el canciller ruso Serguéi Lavrov, no se presentó en la cita brasileña sin novedades sobre la postura del Kremlin.

También agradeció los avances militares del cráneo “las exportaciones” [de este país] están al nivel de los precedentes de la guerra, pero son más caros”.

También hay consenso en el G-20 para reformar organismos multilaterales como el Consejo de Seguridad de la ONU. Para el canciller brasileño, es necesario incorporar nuevos miembros tanto permanentes como no permanentes, sobre todo, de América Latina y África. Pero nadie en este club informal se hace ilusiones de que los cinco países con poder de veto (China, Francia, el Reino Unido, Rusia y Estados Unidos) tengan algún deseo de renunciar al poder del que han hecho alarde desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Guerra Mundial. Pero ante la inoperancia del máximo organismo de la ONU, como lo demuestra su incapacidad para detener las guerras en Ucrania y Gaza, abrió el camino hacia los cambios que Brasil reclama desde hace décadas.

Las prioridades de Brasil para la presidencia rotatoria del G-20 también incluyen combatir el dolor, la pobreza e impulsar la transición energética.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *